De Cretas a Valderrobres: Solo diez minutos.

 
Locomotora 021 Alcañiz, conocida como la “Torica”

Diez minutos: este es el tiempo que se tarda en bicicleta desde la antigua estación de Cretas a la de Valderrobres. Posiblemente sería el mismo tiempo que se tardaría en recorrer con un nostálgico convoy arrastrado por la pequeña vaporosa la  “Torica” cuya velocidad en este tramo no superaría los 30-40 km/h,  o quizás menos.

Partiendo de Cretas, dos largas rectas y una pequeña curva antes de llegar a la estación de Valderrobres suman un total de 2.5 km. En la actualidad un paseo a pie por este tramo nos ofrece una visión global de la comarca en su límite con la provincia de Tarragona.

Estación de Cretas

Si nuestra andadura empieza en la estación de Cretas, actualmente en rehabilitación para la constucción de un albergue, caminaremos entre almendros, encinas, pinos y olivos. Si tenemos suerte y se recorre a fínales de invierno y ha nevado recientemente, podremos contemplar desde el camino -o desde la vía férrea imaginaria del pasado- els Ports de Beseit con nieves en sus cumbres, y a sus pies, olivos de hojas plateadas y  almendros floridos.

Els Ports

Este escenario bucólico, contrasta con la cercanía de la carretera Cretas a Valderrobres y las diversas granjas de ganado porcino que se encuentran lindando con la vía verde. El ronquido de algún suido retozando, o el de los vehículos de cuatro ruedas acelerando carretera arriba o abajo, nos hace volver al presente, si es que en algún momento de forma imaginaria nos habíamos trasladado a la época en que las oscuras locomotoras de vapor surcaban por este camino de hierro, que hoy es de tierra y grava pura. Un detalle, a la mitad del trayecto hay unas antiguas traviesas de madera postradas sobre el suelo verticalmente. Alguien muy cercano a mi me dijo: Huélelas!, huelen a tren! Así es, huelen a Tren, a carbón y a pasado.

Traviesas sobre el camino

Anuncios
Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Para empezar; un poco de Historia…

Foto realizada por Mosén León Andía

Aunque la Historia, puede ser aburrida y no quiero cansar con fechas y datos, creo que para situarnos bien en el significado de esta antigua línea del ferrocarril, ahora denominada vía verde, debemos de tener unos mínimos indicios de su origen y evolución. No se puede resumir todo en una entrada, así que iré introduciendo en diversas partes los datos históricos que tengo. Siento si las fechas cansan… Pero es que hay una historia peculiar…

El ferrocarril y su tecnología ha sido uno de los inventos que más ha revolucionado la humanidad, (si descartamos la informática e Internet). Supuso la industrialización y modernizó la comunicación. El ferrocarril llega a nuestro País a mediados del siglo XIX, concretamente el 28 de Octubre de 1848, con la línea Barcelona – Mataró. Alfonso XII inaugurò las obras de la línea de la Val de Zafán el 18 de octubre de 1882. justo un día después de inaugurar la de Canfranc en Huesca. El objetivo de esta línea era unir tierras adentro de Aragón con el mar.

El Túnel, ¿50 años después?

Su construcción comprendió un amplio período de 60 años entre 1882 a 1942. Curiosamente, la línea estuvo en servicio algo más de 30 años, entre 1942 y 1973. Cabe destacar que diversos personajes y acontecimientos históricos han intervenido en el proceso de construcción: la inauguración de las obras fue presidida por el rey Alfonso XII; la continuación fue impulsada por su hijo, Alfonso XIII; y fue la Guerra Civil el acontecimiento histórico que impulsó su última fase de construcción. Básicamente la construcción de la línea se realizó en tres periodos. El primer período comprendió la construcción de su primer tramo, entre La Puebla de Híjar y Alcañiz, cuya apertura comercial se realizó el 31 de julio de 1895. Posteriormente la compañía concesionaria quebró y provocó que la continuación de la línea estuviera parada durante más de 25 años. El segundo período comenzó en el año 1923, cuando se reanudaron las obras, después de que representantes políticos de la zona convencieran al rey Alfonso XIII de la necesidad de este ferrocarril como una herramienta de desarrollo económico de la comarca. La dictadura del general Primo de Rivera generó una aceleración de las obras de forma que al final de este período se había construido hasta un 60 % del recorrido. El tercer y último período tuvo lugar la Guerra Civil, ya que la necesidad logística del ejército franquista del transporte de tropas desde Alcañiz a Bot durante la Batalla del Ebro, favoreció la finalización de las obras. En el año 1942 se abre a la explotación hasta Tortosa, aunque nunca se llegó a completar el objetivo principal, de llegar a Sant Carles, a pesar de haberse acabado la explanación durante la postguerra. En el año 1971 se produce el hundimiento del túnel que implica que el 30 de septiembre de 1973 se cierre definitivamente, sustituyéndose por el transporte en carretera.

Originalmente, las estaciones serían: La Puebla de Híjar, Samper de Calanda, Puigmoreno, Alcañiz, Valdealgorfa, Valljunquera, la Torre del Comte, Vall-de-roures y Cretes, Horta de Sant Joan, Prat de Comte, el Pinell de Brai y Gandesa, Xerta, Aldover, Tortosa y Roquetes, Vinallop, Amposta, Intermedia y Sant Carles de la Ràpita. Nunca llegó a su destino.

Para acabar una curiosidad. ¿Sabéis donde podéis ver una de las más antiguas locomotoras que circuló por esta línea? Muy sencillo; en el museo del Ferrocarril de Vilanova aquí tenéis unas fotos de “Teresita”:

Nada más, algún dia hablaremos de la “vida” de la Teresita…

Locomotora Teresita

Descripción Teresita

Bibliografía

1-Lozano Carbayo. El Libro del tren. 2004 Ed. OBERON.

2-Josep Antoni Moreno i Guallar La construcción del Ferrocarril de Val de Zafán a Sant Carles de la Ràpita entre 1880 y 1906. Ponencia presentada en el III Congreso de Historia Ferroviaria 24-26 septiembre 2003. Gijón (Asturias)

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Las Estaciones del Tiempo

He decidido llamar las Estaciones del Tiempo a este Blog, por la antigua vía de la Val de Zafán que discurre por estas tierras. Actualmente en su itinerario, ya desprovisto de su vía férrea,  todavía se aprecian las antiguas estaciones, testigos mudos de un tiempo pasado.  Esta línea circula por tierras del Matarraña y de la Terra Alta, por lo que mi deseo es escribir sobre su historia, mis experiencias en diferentes visitas, su paisaje  y fomentar el turismo y conocimiento de este territorio de una forma sostenible.  Dos comunidades se incluyen en este antiguo trazado: Aragón y Cataluña, así que mis escritos intentarán ser bilingúes; en el Matarraña catalán y castellano conviven en harmonía.  

Publicado en Uncategorized | 4 comentarios